Consejos importantes para superar la tristeza

Dentro de la mayoría de las sociedades se ha hecho cada vez más común que las personas revelen estados de tristeza y depresión, condiciones emocionales a las que todos estamos expuestos pero que sin duda alguna se han potenciado considerablemente. En el caso de la tristeza, esta es una emoción básica totalmente natural, sin embargo en ocasiones se hace tan intensa y constante que poco a  poco se empieza a alterar el ritmo de vida que se ha construido y la persona termina aislada y casi que perdida en medio de ese cansancio y desilusión que pareciera no tener fin.

Estar triste es una cosa, pero ahogarse en esta emoción y no encontrar la manera de salir es algo completamente diferente que debe enfrentarse de la mano de una buena red de apoyo. Veamos entonces unas cuantas sugerencias respecto a cómo superar la tristeza y poder seguir adelante a pesar de los obstáculos.

¿Cómo superar la tristeza?

Puesto que la tristeza es mucho más pasajera y sencilla de manejar que la depresión, resulta muy buena idea poner en práctica lo siguiente:

  • Aceptar lo que ocurre. Este es casi que el primer paso para todo, aceptar, algo que suena sencillo pero no lo cierto es que pocas veces sucede de inmediato. Reconocer que estás triste no es un signo de debilidad ni mucho menos, es simplemente asumir que te sientes de esa manera para poder hacer lo propio para mejorarlo.
  • Reflexionar. En este sentido, la dimensión religiosa puede aportar bastante, puedes acudir por ejemplo a las mejores oraciones catolicas y posteriormente meditar un poco hasta relajarte. Una vez sientas como tanto cuerpo como mente su encuentran en armonía podrás buscar herramientas para lograr mantener estas sensaciones a lo largo del día.
  • Fijarse pequeños retos. Generalmente las personas tristes prefieren pasar mucho tiempo durmiendo, evitan comer o comen demasiado, no les apetece hacer ejercicio… todo esto no son más que algunos ejemplos de los pequeños propósitos que puedes plantearte al iniciar un nuevo día. No es necesario que hagas de todo de un día para otro, empieza poco a poco hasta erradicar todos esos malos hábitos que esta emoción te ha llevado a tener.
  • Suelta lo que te atormenta. Perdonar, olvidar, asumir que algo terminó, todo esto hace parte de la sugerencia de dejar ir para que algo mejor pueda llegar.
  • Renuévate y sonríe. Generalmente se empieza por un cambio de look, luego cuando puedas mirarte al espejo y estés viviendo la nueva oportunidad que te diste sonríe para ti mismo una y otra vez, luego sal y comparte tu sonrisa con el mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *