La historia de la Virgen Santa Marta

Es común escuchar hablar sobre la efectividad de la novena a Santa Marta, pues se trata de un tipo de rezo bastante meritorio al que suelen acudir los creyentes cuando se encuentran en la búsqueda del cumplimiento de algún tipo de petición o favor. La iglesia católica reconoce a Santa Marta como la patrona de las amas de casa, del servicio hotelero, lavanderas, cocineras y hermanas de la caridad, por lo tanto esta diligente mujer que de hecho es la hermana de Lázaro, se establece como ejemplo de misión y asistencia.

Puesto que no se trata exclusivamente de pedir por gracias espirituales sino que también es importante conocer el origen de esta tradicional santa, profundizaremos un poco en la historia de la Virgen Santa Marta con el firme deseo de proporcionar mayores elementos para su devoción se fortalezca aún más.

La santa de las cosas urgentes y difíciles

Escudriñando un poco la historia, es posible encontrarse con que santa marta inicialmente era una de las muchas mujeres que seguían a Jesucristo. De carácter dulce, amigable y modesto, llamó siempre la atención por profesar su fe con plena convicción al reconocer a Jesús como el único y verdadero Mesías sin que esto le representara algún tipo de temor o reserva.

Así pues, mientras estuvo en vida esta santa vivió todos y cada uno de los mandatos señalados en el evangelio, por lo tanto se aseguró de renunciar a las distintas vanidades del mundo y de conservar su virginidad intacta. Considerando que tanto su hermano Lázaro como su hermana María Magdalena ya eran fieles seguidores de la iglesia, Marta jamás descuidó su espiritualidad e incluso fue un poco más allá poniendo en práctica constantemente obras de caridad; se le recuerda por haber acogido al hijo de Dios en su casa de Betania aprovechando para cocinarle y atenderlo con todo el fervor que le fue posible.

Los milagros de Santa Marta

El milagro de Clodoveo se establece como la primera intercesión de esta santa, es así como se cuenta que este hombre al estar gravemente enfermo decidió visitar la tumba de Marta para pedirle sanación obteniéndola de manera inmediata. Desde ese mismo momento los favores recibidos no han dejado de llegar para todos aquellos que piden algo en su nombre, pues recordemos que el mismo Cristo al prometerle que siempre estaría a su lado en el descanso eterno, también le habló del favorecimiento para todos aquellos que se acercaran a través de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *