¿Sabes a qué nos enfrentamos cuando tenemos plaquetas altas?

Plaquetas altas en un hemograma

El hemograma, es el análisis sanguíneo encargado de decirnos los valores de cada una de las células que componen el organismo sanguíneo. Entre este grupo se encuentran las plaquetas o trombocitos. La función más importante de las plaquetas es la de curar las heridas, reduciendo de forma inmediata el sangrado, de tal manera que no suframos hemorragias ya sea internas o externas.

Pero, ¿qué significado tiene en nuestra salud, que presentemos valores elevados de plaquetas?. Los niveles altos de plaquetas tienen el nombre científico de trombocitosis. Al sufrir esta situación, es de gran importancia tomar cartas en el asunto, pues unos niveles altos de esta célula, pueden provocar las obstrucción de los vasos sanguíneo, creando coágulos de sangre que dañarían de manera importante, al sistema de defensas.

significado de plaquetas altas

Causas del aumento de plaquetas

Los valores normales de plaquetas son entre 150,000 y 450,00 células por micro litro de sangre. Cuando un hemograma completo nos lanza cantidades mayores, es necesario acudir al médico y que sea él quién determine de dónde proviene el problema.

El aumento de plaquetas, puede provocar accidentes cerebro vasculares, problemas en las extremidades o hasta un infarto. Es por ello que al verificar que sufrimos de trombocitosis, conozcamos los detalles que nos han llevado a aumentar las plaquetas, y tratemos de nivelar los valores, para poder disfrutar de una mejor salud.

Usualmente, la cantidad de plaquetas que circulan por la sangre, aumenta por enfermedades contagiosas, virus o bacterias que han atacado al sistema inmune.

Otra de las formas de que exista un aumento considerable de plaquetas, es por daños importantes en el riñones, esto se conoce como síndrome nefrótico. En algunos casos, basta con saber de dónde deriva el aumento, para poner una solución rápida, siguiendo las instrucciones del médico de cabecera.

¿Qué podemos hacer para nivelar los valores?

Lo más importante, es acudir a un médico, pues solamente él puede asegurarnos de dónde proviene el aumento de la célula y cuál es la dieta indicada para nuestra edad y peso.

Por nuestra parte podemos empezar una dieta balanceada entre frutas, verduras y legumbres, pues el consumo mínimo de estas sustancias podrían provocar déficit de nutrientes y el aumento de los trombocitos.  Además, esto podría desarrollar una anemia ferropénica o anemia por déficit de hierro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *